V. EL FUTURO DE LOS “DREAMERS” EN ESTADOS UNIDOS Y LOS RETOS PARA MÉXICO

Al cancelarse DACA  (Iniciativa de Protección para los jóvenes llegados en su infancia a los Estados Unidos-EU) por la administración encabezada por el presidente Donald Trump quedan desprotegidos más de 800 mil jóvenes que se han beneficiado por DACA, iniciativa aprobada por el ex presidente Barack Obama. Del total de “dreamers” en EU más de 690 mil son nacidos en México.

Los beneficiarios del Programa DACA son jóvenes que llegaron a EU antes de cumplir 16 años y tenían menos de 31 años de edad en junio de 2012, cuando se aprobó  la Acción Diferida para llegados en la Infancia (DACA).

Según El Centro de Investigación Pew (Pew Research Center) cerca de 1.1 millones de jóvenes migrantes eran elegibles para el DACA pero sólo 78% de ellos solicitó el Programa. El estado de California alberga 225 mil jóvenes “dreamers”, alrededor del 30% del total.

Se estima que más del 97% de los “dreamers” estudian o trabajan. El 5% inició su propio negocio, el 65% pudo comprar un carro y 16% una vivienda. El 72% de las compañías más grandes de EU según la revista Fortune emplean a beneficiarios de DACA.

De acuerdo a la cancelación del programa DACA, ésta entrará en efecto en seis meses (marzo 2018) y el mismo ejecutivo estadounidense ha dicho que es en este periodo cuando el Congreso de EU deberá generar una iniciativa de ley “congruente” con la normatividad migratoria de EU que permita la permanencia de los “dreamers” o “jóvenes soñadores”.

Vale la pena señalar que los permisos de trabajo para los jóvenes DACA son válidos hasta la fecha de su vencimiento. El Servicio de Inmigración y Ciudadanía de EU (USCIS) dejó de aceptar solicitudes iniciales de jóvenes DACA después del 5 de septiembre de 2017. Los permisos de trabajo que vencen entre estas fechas y el 5 de marzo de 2018 para una renovación de dos años, debieron ser renovados con fecha antes del 5 de octubre de 2017.

Se calcula que se renovaron más de 150 mil permisos antes de la fecha mencionada; y en 2016 fueron 146 mil jóvenes “dreamers” que renovaron su estatus DACA. Esto significa que están protegidos escalonadamente cerca de 300 mil jóvenes hasta inicios de 2019 y 2020.

La solicitud para viajes fuera de EU a jóvenes DACA conocida como “advance parole” ya no está disponible y el Departamento de Seguridad Nacional de EU y las solicitudes pendientes de viajes al extranjero no serán procesadas.

Es posible que la bancada demócrata en el Congreso con el apoyo de congresistas republicanos moderados pro migrantes, pudieran llegar a un acuerdo que logre un estatus legal de los jóvenes DACA y posiblemente su residencia legal.

En un escenario gris y poco optimista donde no se logrará un acuerdo legislativo, existen otros caminos y alternativas para los jóvenes soñadores.

En este escenario está la lucha en cortes federales con apoyo y asesoría legal de la red consular mexicana (en asociación con abogados, ONG comunitarias y federaciones de clubes) integrada por 50 consulados que cuenta cada uno con un Centro de Defensa Legal y Migratorio. En el marco de la ley migratoria de EU hay argumentos válidos para defender a la gran mayoría de los jóvenes DACA por el “inmenso daño moral y emocional que significaría que fueran deportados” por su profundo arraigo y pertenencia a EU. Además que para lograr su entrada al programa DACA debieron comprobar expedientes limpios, sin antecedentes penales.

Esto significa que en el caso de que no se apruebe la legislación federal que proteja su estancia en EU, es factible que una mayor parte de ellos puedan ganar una batalla legal en cortes e instancias judiciales para defender sus casos.

Observadores de la Cancillería mexicana han indicado que con adecuada asesoría legal se puede anular más de la mitad de las deportaciones y miles de casos implicarían procesos legales de más de tres años que retrasaría las deportaciones de miles en caso de que no se genere iniciativa legislativa pro “dreamers”.

Además, la gran mayoría de ellos tienen preparación universitaria y conocimiento de las leyes que les permitirán asesorarse bien y luchar por sus derechos en caso de que no se llegue a un acuerdo bipartidista en el Congreso a su favor.

Otros aspectos a considerar es que la saturación de las cortes con sus casos hará lento el proceso de deportación. Parece inviable una decisión de las autoridades migratorias de realizar deportaciones masivas o express.

La presión social y política de empresas fuertes, organizaciones de la sociedad civil, iglesias, gobernadores de EU -como California y Nueva York-, legisladores, alcaldes de ciudades líderes y universidades entre otros actores sociales, harán difícil que se apliquen medidas draconianas contra los “dreamers”.

En este escenario es difícil esperar un flujo masivo o significativo de “dreamers” a México y a otros países de la región como El Salvador. Lo que es muy claro es que la inmensa mayoría de los “dreamers” desean permanecer en EU.

La pregunta de si serán deportados los “dreamers” si no hay acuerdo legislativo no tiene una respuesta clara, aún pensando que las autoridades cuentan con sus datos completos. No es viable una acción que intente deportaciones masivas. Resulta difícil imaginar 800 mil

Jóvenes volviendo a las sombras sin poder trabajar o estudiar y sin tener una licencia de manejo. Se calcula que la economía estadounidense perdería 460 mil 300 millones de dólares sin esta mano de obra y el seguro social y medicare dejarían de percibir 24 mil 600 millones de dólares.

Legisladores canadienses y gobiernos provinciales de Canadá han expresado interés en atraer talento de los jóvenes “dreamers”. Un cálculo conservador indica que Canadá podría dar residencia permanente en 3 años alrededor de 150 mil “dreamers”, unos 50 mil por año. Otros países que impulsan la atracción de talentos jóvenes con sus familias son Australia y Nueva Zelandia y es viable que algunos miles de “dreamers” puedan ser invitados por empresas y gobiernos de estos países. Es claro que los “dreamers” que sean obligados a salir de EU preferirán empleos de mejores salarios en otros países.

Algunas corporaciones privadas mexicanas han expresado interés en contratar a “dreamers” retornados e instituciones del gobierno de México como “Somos Mexicanos”, de la Secretaría de Gobernación, gobiernos estatales como Michoacán que a través de la Secretaria del Migrante han señalado que hay 90 mil “dreamers” michoacanos en EU y se preparan para recibirlos en caso de su deportación a México y las universidades públicas y privadas también han manifestado su disposición e interés en acoger a los “dreamers”.

El escenario real es que es poco probable que haya una deportación  masiva de “dreamers” y en el peor escenario será un flujo lento que se llevaría varios años para que llegaran retornados a México.

Debemos atender la reinserción laboral de los deportados que ya están en México, “dreamers” o no, jóvenes y adultos que ya están en México debemos apoyarlos con empleos dignos.

En este sentido, nuestra Asociación Civil América sin Muros viene creando alianzas y vínculos con empresas privadas que están dispuestas a capacitar y contratar a personas deportadas que sean canalizadas por América sin Muros.

Es una realidad contundente de que los bajos salarios en México no son alentadores para los deportados y se deben hacer esfuerzos para que gobierno, universidades y empresas, apoyen con recursos y capacitación para el emprendimiento empresarial de deportados.

Algunos jóvenes “dreamers” que fueron deportados a México y adultos jóvenes no “dreamers” han iniciado pequeñas empresas apoyadas por el gobierno de la Ciudad de México y Asociaciones Civiles como Fundación Carso que promueven la reinserción laboral de deportados. Sin embargo, estas acciones son insuficientes y limitadas y se requieren más acciones decididas del gobierno federal y de las empresas medianas y grandes mexicanas.

En este sentido, América Sin Muros realizó en octubre 2017 una convocatoria para ayudar a migrantes, transmigrantes y personas necesitadas de empleo. Se recibieron decenas de solicitudes de empleo para ser canalizadas a potenciales empleadores. Entre las personas apoyadas estuvieron jóvenes retornados de EU, algunos de ellos ““dreamers”” o jóvenes soñadores.

América sin Muros como organización de la sociedad civil está abierta para hacer alianzas y puentes a favor de todos los migrantes que están en territorio mexicano sin importar estatus migratorio y país de origen. Los invitamos a conocer nuestra página internet:

http://www.Américasinmuros.org.

Nuestra página FB: Américasinmuros

Nuestro Twitter: @Américasinmuros

Mi correo: bernardo.mendez@Américasinmuros.org


El autor del presente artículo es Director Ejecutivo de la Fundación Promigrante América Sin Muros

Sé el primero en comentar

Deje un comentario